Mónica Seoane:

equilibrio y salud desde dentro

Por Gabriela López Mijares

Twitter: @gabrielalopezm

 

La joven protagonista de mi columna de hoy, a quien tuve la dicha de conocer desde que era una chiquitica de cuatro años en mi programa “Superchiquillerías”, por Super Stereo 98.1 FM, no deja de asombrarme por su madurez, pues a sus escasos 26 años declara y sabe que una carrera exitosa se construye paso a paso, con tesón y trabajo aquí y en donde sea, así que no teme decirme con la mayor humildad que va poco a poco construyendo su futuro, y que con cada una de sus actividades se acerca más a su objetivo.

Mónica Seoane es fisioterapeuta graduada en Valencia, estado Carabobo, residenciada desde hace un par de años en Lima, Perú. Es también instructora de pilates, autora del blog “Cuerpo, mente, pilates” y anfitriona de un segmento de salud en el programa televisivo “Capital en familia”, animado por Jesús Alzamora.

Si vamos a sus inicios, Mónica comenzó su trabajo profesional como fisioterapeuta después de finalizar sus estudios de fisioterapia en la Universidad Arturo Michelena (UAM) en Valencia, cuya duración es de cinco años. Trabajaba de manera independiente, en su consultorio o a domicilio. Sus pacientes acudían a ella por necesidades posoperatorias, accidentes, problemas posturales y dolencias deportivas, entre otros motivos.

Cuando le pregunto cómo llego el pilates a su vida y cómo lo integra a la fisioterapia, me cuenta su historia:

“A mi corta edad, me daban dolores de cabeza muy frecuentes, dolor en la zona lumbar, el cuello y ni hablar de aquellos dolores de vientre que me dejaban sin querer levantarme de la cama. En el 2013 había escuchado por primera vez sobre el método Pilates y había llamado mi atención a tal punto que quise investigar sobre el tema. En la entrada principal de la UAM, la universidad donde estudié licenciatura en fisioterapia, casi siempre estaba alguien de la Editorial Panamericana y uno de esos días empecé leyendo ‘Pilates terapéutico’, de Juan Bosco Calvo.

Con algo de idea, un año más tarde, una buena amiga de la carrera me dice que en Evolution Pilates, una franquicia de pilates que había en mi ciudad, estaban buscando a fisioterapeutas o estudiantes para capacitar como instructores de pilates y sin perder tiempo envié mi solicitud. Fue un reto, un cambio de chip, y tengo que decir que encontré una disciplina que me apasiona totalmente. Al pasar los días, durante la capacitación, mi cuerpo fue respondiendo al entrenamiento, como agradeciéndome a mí misma por haber hecho que desaparecieran todos esos malestares por estrés”.

Así entró el pilates a la vida de Mónica Seoane, por vía de su propia experiencia de sanación postural, y del equilibrio que le aportó esta disciplina que la enamoró.

Cuando decide emigrar a Perú, toda su clientela y reputación queda en Venezuela y por lo tanto necesitaría hacerse de una nueva.

De todos es sabido que cuando uno es inmigrante, el camino para darse a conocer es más largo y sinuoso que cuando naces y creces en el país donde te desarrollas como profesional. Las relaciones cambian pues perdemos nuestro piso, y nuestro marco de referencias queda solo en papeles. Toca comenzar a realizar pequeños trabajos y darse a conocer como quien recién se gradúa de la universidad.

Sin embargo, luego de unos pocos trabajos al margen de su carrera y gracias a referencias de amigos a quienes hizo tratamientos de fisioterapia, así como de algunos pacientes de ancianatos y clientes que quedaron satisfechos, comienza a ser conocida y recomendada.

De esta manera llega al animador Jesús Alzamora, quien después de realizarse un tratamiento de fisioterapia con Mónica y notando su excelente preparación, calidad del tratamiento, presentación y dicción impecable, la invita a participar en su programa “Capital en familia” y le ofrece realizar un segmento educativo de salud llamado “Sentirse bien importa”.

Gracias a todos estos eventos, en muy poco tiempo ha logrado hacerse de una buena reputación y un cierto renombre, que le ha permitido aumentar su clientela y crear nuevos proyectos. La orientación de su carrera es hacia lo que ella llama “el movimiento inteligente”, dirigido a ayudar a que las personas se muevan no solo para estar en forma físicamente, sino para cuidar la mente y el espíritu.

Mónica Seoane es una excelente fisioterapeuta que va creciendo a grandes pasos, y por eso en tan solo dos años ya se nota su marca en Lima. Esto es abrirse paso y darse a conocer a través de un trabajo bien hecho, con profesionalismo, cortesía, humildad, sencillez y disponibilidad.

Entre las cuerdas de su arco se cuentan: la fisioterapia, la docencia de pilates, su blog “Mente, cuerpo, pilates” y su segmento educativo televisivo “Sentirse bien importa”, sobre la base del movimiento inteligente.

Mónica tiene más planes de crecimiento y más proyectos que sin duda se le darán, gracias a su talento, perseverancia, trabajo y disciplina.

Así se va abriendo camino en Perú, su país de acogida, esta bella, competente e inteligente profesional, parte de la gran diáspora venezolana que día a día nos hace sentir más orgullosos de nuestra educación y representación internacional en lo cotidiano, donde se demuestra el talante de los hombres y mujeres de bien.

¡Adelante Mónica! ¡¡Felicidades!! ¡El éxito es inevitable!

Si quieres seguir a Mónica Seoane en sus redes, te invitamos a visitar su blog “Mente, cuerpo, pilates” en Facebook y @mentecuerpopilates en Instagram.

 

José Román Duque: atrapado por la música en Norteamérica

Por Gabriela López Mijares/ @gabrielalopezm

 

José Román Duque o José Duque, como es conocido en el mundo de la música, es un baterista venezolano, residenciado en Estados Unidos, miembro de la National Academy of Recording Arts and Sciences (Grammy), quien dejó Venezuela hace 26 años para estudiar en la Universidad de Berklee, como lo han hecho muchos grandes músicos, sabiendo de la probada reputación de esa casa de estudios.

Su romance con la música comenzó a muy temprana edad, entre los 10 u 11 años aproximadamente, cuando visitaba el hogar de un compañero de clase, que era literalmente "una casa llena de música", con instrumentos en prácticamente todas las habitaciones.

José Román cuenta que allí vio un piano, que su amigo Rafael tocaba cómodamente, y una guitarra, que también tocaba. En otro cuarto había una batería. Para su asombro, su compañero de estudios sabía ejecutar prácticamente todos los instrumentos, o al menos los que allí estaban, y eso lo inspiró. De entre estos, la batería atrajo poderosamente su atención. Pese a no saber nada de música y mucho menos de la batería, enseguida pidió permiso para sentarse a tocarla.

Según él mismo nos dice, siempre le gustó la música, pero no sabía que tenía aptitudes para ello. Por eso, cuando se sentó a probar con el extraño pero atrayente artefacto, se le hizo natural y enseguida captó el ritmo que su amigo le acababa de mostrar, así que desde ese momento quedó "enganchado" con la batería y por ende atrapado por la música.

En entrevista para “La Buena Ola”, programa radial de Súper Stereo 98.1 FM, José Román también nos cuenta que no estudió música de manera formal hasta los 16 años. Al principio, después de convencer a sus padres de que le compraran la batería, comenzó a aprender y practicar de manera autodidacta, imitando a sus músicos conocidos y admirados, escuchándolos y emulándolos. Hoy día, José se dice obsesionado por el instrumento.

Sin embargo, fue solo después de los 17 años que comenzó estudios de batería de manera formal, así como de armonía, teoría y solfeo con algunos profesores particulares y en la Academia Ars Nova. Previamente, estudió con José Matos y Augusto León, músico de María Rivas y Biella Da Costa.

Fue en 1993 cuando decidió aplicar al Berklee College of Music, en Boston. Esta universidad posee una de las escuelas privadas de música más grandes de los Estados Unidos. El 26% de su matrícula lo componen estudiantes extranjeros, vale decir, que su reputación la precede y que estudiar allí es una de las tarjetas de presentación más interesantes para un músico. José Román Duque la tiene.

Al momento de graduarse en la Escuela de Música de Berklee, ya estaba adaptado a la vida en esas latitudes y quiso quedarse, pues también se enamoró de la ciudad, el país y su gente. De esa manera se radicó en Portsmouth, Nuevo Hampshire, donde vivió y trabajó por casi 20 años.

Relata José Román que varios factores lo llevaron a radicarse en Estados Unidos a crear música y hacer de ella su “modus vivendi”. De todos ellos, cree que el que definitivamente lo empujó a hacer de la música su centro fue el bienestar que le proporciona tocar la batería, su pasión y obsesión, ¡en el buen sentido, claro está!

José Román es un artista muy versátil cuyo estilo se pasea por el jazz, R&B, latin rock, world music y pop.

En Portsmouth tocó durante largo tiempo con su amigo y colega Randy Armstrong, con quien realizó conciertos y grabó varios discos.

Desde su mudanza al estado de Florida, hace aproximadamente seis años, divide su tiempo entre la enseñanza de la percusión en el Center Tone Music School, en Key Biscayne, y en el Guitar Center Studios, en Coconut Creek, así como las clases privadas de percusión que imparte en su estudio particular.

José Román Duque también compone, lo cual, en sus propias palabras, es algo que siempre quiso hacer. Entró en la composición inspirado de alguna manera por Bill Bruford, baterista y fundador de "Yes", quien además escribía los temas de la legendaria banda. Su ejemplo lo motivó a crear y componer los suyos, lo cual en el mundo del jazz es bastante común, pero sin duda fue su formación académica la que lo ayudó a cristalizar este sueño y por supuesto el inspirarse en otros músicos.

Como muchos artistas hoy día, ha colaborado con otros colegas y ensambles de géneros diversos. Entre sus más destacadas colaboraciones podemos mencionar la grabación del álbum "Emigdio y la Superpower", un grupo pop súper especial, con el tecladista original de la querida banda venezolana Desorden Público.

Entre sus realizaciones individuales podemos contar los discos “Zumba 2 Trio”, “José Duque Zumba 3”, “Román US”, “José Duque Reload” y “Ged Trio”.

José Román es concienzudo y serio. Dice que no le gusta hacer discos solo por hacerlos, si no tiene nada que decir. Así que, después de siete años de participar como baterista con otros grupos musicales y viejos compañeros de estudios, decide volver a escribir e interpretar sus propias composiciones para realizar una nueva producción, titulada “JoRoDu”, acrónimo realizado con las primeras sílabas de su nombre.

En “JoRoDu”, curiosamente, todos los temas están en latín. Según él, son varias las razones que lo motivaron a colocar los nombres de las canciones en latín; una de ellas es un cuento de Jorge Luis Borges, "Ficciones", en donde hay una referencia a Babel, la Torre de Babel y las mil lenguas que allí se hablaban, lo cual de alguna manera le pareció que es lo que acontecía con su álbum, porque en su producción participaron muchas nacionalidades e idiomas, por los músicos de diversas partes del mundo que colaboraron con él.

Ciertamente, esta producción musical de José Román Duque suscitará el interés de un público ávido de creaciones nuevas de calidad que se aparten de los senderos trillados de la música pop comercial.

Si quieres saber más sobre este baterista y compositor, te invitamos a visitar su página, www.joseduque-drums.com, donde podrás ponerte al tanto de sus presentaciones, producciones y demás realizaciones.

Desde esta columna de "Venezolanos en el mundo”, le enviamos a José Román Duque un gran abrazo de felicitaciones por esta nueva e interesante producción musical, y el deseo de que siga cosechando muchos éxitos más.

¡Mil éxitos y buena fortuna!

 

María Carlota Vivas Munro: la magia del séptimo arte con sello venezolano triunfa en Canadá

Por: Gabriela López Mijares/ @gabrielalopezm

 

María Carlota Vivas, venezolana, nacida en Maracay, estado Aragua dejó su país hace 20 años para irse a Vancouver, Canadá, para perfeccionar su inglés, idioma de la mayoría de los programas y literatura técnica que utilizan los estudiantes y profesionales de diseño gráfico, la carrera que estudiaba.

Corría el año 1997. María Carlota regresaba a Venezuela después de terminar su perfeccionamiento en inglés, pero ya había conocido a alguien que cambiaría el curso completo de su vida: Ross Munro, por quien regresó en septiembre de 1998 a Vancouver, a casarse y hacer su vida en Canadá.

En entrevista exclusiva para "La Buena Ola", María Carlota nos contó que comenzó a trabajar en marzo de 1999 en una corporación como diseñadora gráfica, y le fue tan bien, que se quedó allí hasta enero de 2011.

El diseño gráfico fue su vida y oficio durante sus primeros 12 años en Canadá, pero después de tanto tiempo, sentía que ya había aprendido todo lo que necesitaba de ese trabajo y que era el momento de pasar a otra cosa.

Apoyada por su esposo, Ross Munro, decidió renunciar y comenzar a explorar otros senderos profesionales. En sus propias palabras: "mientras pensaba lo que haría con su vida”, y como el arte siempre le había interesado, decidió tomar un curso de Dirección de Arte en la primavera de ese mismo año.

María Carlota Vivas Munro cuenta que afortunadamente, en ese período de estudios y búsqueda interior, siempre contó con el apoyo de su esposo para alentarla y motivarla.

Durante el tiempo de este curso de Dirección de Arte, decidió tomar a Ross, quien es director, escritor y actor cinematográfico, como sujeto de estudio de sus prácticas y ejercicios del curso. Ross había ya realizado una película llamada "Brewster McGee" en el año 2000, la cual había tenido buenas críticas. Así le nació la idea de producir las películas de su esposo. María Carlota recuerda que no tenía la menor idea de por dónde empezar, por lo que no se le ocurrió comentárselo a nadie, ni siquiera a Ross.

Pero su interés no quedaría allí, y poco tiempo después, Ross le propuso que produjera sus películas. Y aunque ella tenía sus dudas, él estaba completamente seguro de que sí podría hacerlo.

Hoy, ocho años más tarde, dice que el apoyo y respaldo depositado en ella por su esposo, le dio la confianza necesaria para embarcarse en la aventura de ser productora, hecho que agradece enormemente ya que nunca pensó que producir películas sería algo que le ocuparía y apasionaría tanto.

Fue así como en octubre de 2011 comenzó su alianza profesional y creativa con su esposo. Ese año trabajaron y prepararon un proyecto para presentarlo a Telefilm, y a pesar de que en el momento no los aceptaron, les sugirieron hacer una película.

Ross Munro, trabajaba en un instituto educativo como profesor. Sin embargo, durante ese tiempo, escribió el guion de "A Legacy of Whining", un largometraje, con la intención de filmarlo “rápidamente”, siguiendo el consejo de Telefilm.

Igualmente, mientras estaban en la preproducción de "A Legacy of Whining", Ross comparte con María Carlota la idea de hacer un documental, "Broken Palace" (Palacio roto), el cual trataría sobre la desaparición de las grandes salas de cine, aquellas de los teatros grandiosos en edificios de arquitectura majestuosa, que formaron parte de su infancia, adolescencia y vida de joven adulta, recién casada. La idea le fascinó e inmediatamente comenzaron a trabajar en ella como un nuevo reto, al mismo tiempo que realizaban la preproducción de "A Legacy of Whining".

En el año 2013, estaban trabajando en los dos proyectos simultáneamente. En la primavera comenzaron a filmar "A Legacy of Whining", el largometraje. Y para septiembre de 2014, ya les habían aceptado "Broken Palace", su cortometraje, en el Vancouver International Film Festival.

A partir de allí, el movimiento en diferentes festivales no paró. Invitaciones, participaciones, festivales, concursos, etc. Les menciono que, durante los dos años siguientes, dicho cortometraje formó parte de la selección oficial de seis otros festivales, entre los que podemos citar el HollyShorts Monthly Screenings, de Hollywood, en 2015.

En cuanto a "A Legacy of Whining", este formó parte de la selección oficial de un par de festivales en Canadá durante 2016 (uno nacional y otro internacional) y fue nominada en diferentes categorías en el Barcelona Planet Film Festival 2017, así como en el Alternative Film Festival, 2018, donde resultó ganadora como mejor comedia.

Además de estos dos proyectos, produjo el documental tras cámaras para DVD y BluRay de "A Legacy of Whining" y un videoclip de la canción más importante de la película, "Young, British and Snotty" (Joven, británico y engreído), ambos compuestos y dirigidos por Ross Munro.

En tan corto tiempo, María Carlota Vivas Munro se redescubrió como profesional en otras tierras, se desarrolló como productora, se hizo un nombre, ha recogido diversos premios y sigue trabajando en dos nuevos proyectos para este 2019 y 2020. Ambos tienen que ver con su historia personal. Uno de ellos trata sobre la herencia que su suegro dejara, y el segundo es un viaje a su infancia y tradiciones venezolanas, una suerte de carta de amor para sus padres.

Entrevistarla fue una experiencia muy agradable y reconfortante, tanto por su profesionalismo como por su dulzura y sencillez. Igualmente, es reconfortante saber que hay paisanos fuera de nuestras tierras empeñados en dejar tanto su huella personal como el sello venezolano en todo cuanto hacen. "A Legacy of Whining" es una cinta en inglés sobre el reencuentro de dos amigos que no se habían visto desde sus tiempos de estudiantes de bachillerato y en medio de la trama, ella se las ingenia para hacer de una de las escenas centrales del drama, un momento lleno de símbolos impregnados de la situación actual venezolana. María Carlota, como la mayoría de los representantes de la diáspora criolla, está dejando una impronta de nuestra Venezuela querida en Canadá y en todos los lugares que visita con sus producciones.

Esta productora cinematográfica asegura que lo fundamental es crear y encontrar audiencias para sus proyectos. Pero lo más bonito de todo cuanto compartió con nosotros fue cuando nos dijo que las películas son como hijos que están con ella siempre, pues aun cuando esté trabajando en nuevos proyectos, siempre tiene un ojo puesto en oportunidades para cualquiera de ellas.

Desde nuestra columna «Venezolanos en el mundo» le auguramos muchísimos éxitos más, pues para producir y triunfar solo hacen falta tres cosas que ella tiene en abundancia: talento, pasión y corazón.

¡Felicidades y éxitos, María Carlota! ¡Lo mereces!

Los invitamos a ver sus producciones siguiendo los vínculos a continuación:

"Broken Palace", disponible gratuitamente en Vimeo:

https://vimeo.com/96748815

Y "A Legacy of Whining" disponible en Amazon:

http://bit.ly/bluray_Whining

http://bit.ly/WhiningDVD

Puedes escribirle directamente por Instagram a @m_charlotte_b o por Twitter a @vivasmunro

 

Soraya Benítez:

la voz de Venezuela en Quebec

 

Por: Gabriela López Mijares

@gabrielalopezm

 

Cuando me mudé a Montreal en el año 2000, ya Soraya Benítez tenía tres años de estar haciendo vida en esa hermosa ciudad. Tres productivos años dándose a conocer y creciendo como artista en su nueva tierra, a la que pronto conquistaría y que simultáneamente, ganaría su corazón.

Habiendo descubierto sus capacidades vocales en Caracas, sigue estudios de canto clásico y guitarra al inicio de su carrera como cantante, llegando a participar en ese momento en algunas comedias musicales y dando sus pininos en la composición.

Sin embargo, a su llegada a Montreal y sin nadie que pudiera dar fe de su experiencia artística previa, la mejor manera que Soraya consigue para promocionarse fue mostrar su talento en los espacios del Metro de esa ciudad, por su gran afluencia de gente. El Metro de Montreal, así como el de Nueva York, el de Londres o el de Paris, es un semillero de artistas, y quienes se presentan allí deben tener calidad y justificar sus cualidades. En su caso, la calidad estaba presente, y su brillo rápidamente se hizo notar, de manera que la Sociedad Radio Canadá, el servicio de radiodifusión y creación de contenidos más importante de ese país, la descubre y la invita a presentarse en sus estudios y en diversos programas; apariciones estas que le valen otras invitaciones, esta vez a un par de festivales, donde tampoco pasaría desapercibida. Uno de ellos fue Musique MultiMontréal, un prestigioso evento que se desarrolla en dicha ciudad desde el año 1990 y cuyo objetivo es el descubrimiento de talentos montrealeses y procedentes de las diversas comunidades culturales que hacen vida en Montreal. Es un festival que propicia la búsqueda de talentos, la creación montrealesa, el diálogo intercultural y el encuentro entre artistas y público. Adicionalmente, el Musique MultiMontréal produce más de 15 conciertos por toda la provincia de Quebec, lo que representa una gran plataforma para presentar nuevos artistas.

De esta manera, nuestra Soraya Benítez entra en contacto con grandes personalidades y artistas muy conocidos y queridos, como Richard Desjardins, quien la invita a su gira por Quebec en el año 1998, gesto que constituye un importante espaldarazo profesional para la cantante.

De su desarrollo artístico, cabe decir que Soraya evoluciona de ser solo una intérprete cuando vivía en Venezuela, a convertirse además en autora y compositora, ejercicio que la lleva en 2001 a la creación de su primer álbum, titulado “Mujer”, compuesto enteramente por ella y dedicado a la lucha por los derechos de la mujer.

Gracias a este disco y sus presentaciones en la escena, su reputación crece día a día y muy pronto se ve invitada a importantes eventos nacionales e internacionales, tales como el Festival d’été de Québec (Festival de Verano de Quebec) y el Festival international de jazz de Montréal (Festival Internacional de Jazz de Montreal) en 2002. Su carrera está en pleno auge y ese mismo año lanza su segundo álbum, «Vive», trabajo que le vale la nominación al premio «Félix» en la categoría «Musiques du monde» en 2003.

Vale decir que, en sus dos primeros discos, incluye un tema en francés, pues para ella su audiencia quebequesa es tan importante como la hispana y particularmente, la comunidad venezolana, que la quiere, aprecia y admira.

Sus discos, “Entre líneas“ (2005) y “Navidad” (2006), son muy bien recibidos por el público y la crítica. “Navidad” fue dedicado a su madre y como lo dice el nombre, recrea temas navideños de siempre, como el bicentenario villancico “Noche de paz” y “La peregrinación”, extracto de “La misa criolla”.

Soraya es una invitada regular en programas de la radio y televisión quebequesa, donde no solo sigue proyectando su carrera artística y su talento como compositora y cantante, sino que se retrata como una artista comprometida con diversas causas sociales: la mujer, los “sin abrigo” o personas en situación de calle, la defensa de los derechos humanos, y muy particularmente en los últimos años con causas vinculadas a la ayuda y solidaridad con su país de origen, por lo cual es miembro activo del Canada Venezuela Democracy Forum. Como artista venezolana, no puede concebir el ejercicio de su profesión sin responsabilidad y compromiso ciudadano con la defensa de los derechos humanos.

Podemos decir, sin temor a equivocarnos, que Soraya Benítez es una de esas artistas excepcionales que saben conjugar ambas facetas a la perfección. Así la conocí en el año 2014, en una manifestación por la defensa de los derechos humanos de los venezolanos. Ese mismo año compuso el tema “Aquí y ahora”, que le canta a la dignidad, a la acción y al valor. Hermosa metáfora de las palabras que definen la vida de una artista completa como lo es ella, comprometida, cuya voz y sensibilidad excepcional le hicieron ganar un sitio especial dentro de la escena montrealesa y el corazón de los venezolanos que hacemos vida en esa ciudad.

Muchas gracias, Soraya, por la inspiración que nos brindas y el apoyo y acción sostenida por nuestra comunidad venezolana. Sigue adelante, que estamos a punto de ver la luz de un nuevo amanecer.

Te invitamos a escribirle a @sorayabenitez en Twitter.

Johannes Hernández y Seven Sausages:

la pasión por la charcutería

 

Por: Gabriela López Mijares

Twitter: @gabrielalopezm

 

Mi primer encuentro con Johannes Hernández fue hace poco menos de un mes, cuando él se encontraba detrás del mostrador de su negocio, Seven Sausages, en Santa Marta, Colombia, donde ahora vive.

Seven Sausages es un restaurant de comida rápida que incluye platos de comida tradicional venezolana, ubicado desde hace dos años en el centro comercial Arrecife, uno de los más bonitos del sector turístico de Rodadero, en Santa Marta.

 Supe de Seven Sausages porque en mi recorrido por ese bonito centro comercial, vi un pendón publicitario muy atractivo con uno de sus platos, a un precio muy competitivo. Me llamó la atención e incluso le comenté a mi hermano, quien me acompañaba: “esa gente sí sabe hacer publicidad”, pues en un mercado gastronómico tan competitivo y de calidad como el colombiano, hay que distinguirse y llamar la atención a como dé lugar para sostenerse y crecer. Después, me enteré por una amiga colombiana de que el dueño de este atractivo restaurant es venezolano y entonces me dispuse a conocerlo.

Johannes es oriundo del estado Zulia en nuestro amado país y genuino exponente de esa cultura zuliana y marabina, orgullosa de su herencia y sus raíces.

Él llegó a Santa Marta en el año 2016. En ese momento tenía en mente dedicarse a algo relacionado con lo que hacía en Venezuela, donde tenía una fábrica de chorizos y otros embutidos que se vendían y distribuían muy bien, pero con la contracción de la economía y la falta de insumos para elaborar sus productos, tuvo que pensar en un plan B para salir adelante. Fue entonces cuando pensó en irse a Colombia y crear una empresa que le permitiera replicar su experiencia con la creación de chorizos y charcutería artesanal. Sin embargo, como suele suceder al llevar las cosas de la teoría a la práctica, el plan se transformó y dio paso a la creación de un restaurant de comida rápida no limitativa cuyo producto estrella sería la charcutería y por lo tanto no elaboraría solo una clase de embutido, sino siete tipos distintos: salchichas, chorizos, butifarras, chistorras y jamones, entre otros. Para ser más precisos, siete tipos de salchichas, elaboradas artesanalmente por el propio Johannes y su equipo, lo cual lo distingue de cualquier competidor que pudiese vender algún producto parecido. De allí el nombre Seven Sausages, o siete salchichas.

Johannes Hernández nos cuenta que este inicio no ha sido fácil ni sencillo, ya que el mercado y las costumbres de los colombianos, específicamente los samarios (el gentilicio de los oriundos de Santa Marta), no son iguales a las nuestras en cuanto a gastronomía se refiere. Si bien comer en la calle es algo que aquí se hace con frecuencia porque la comida es muy económica, la variedad de sus platos no es tal y eso tiene una razón específica: el samario en general no se inclina a aventurar o experimentar demasiado con su alimentación, motivo por el cual hay que deslizar las variaciones de una manera muy sutil: se le ofrece el mismo plato pero con uno o dos ingredientes diferentes, o se elaboran platos distintos pero con los ingredientes que ellos acostumbran. Un ejemplo: Johannes prepara la típica salchipapa con sus chorizos artesanales y sus salsas propias, lo que cambia el sabor y el producto completamente, haciéndolo mucho más atractivo y competitivo. Otro ejemplo: los patacones maracuchos, que tradicionalmente se hacen con plátano verde, ahora los prepara con guineo verde, que es el que los samarios prefieren. De esta manera se mueve para crear sus platos.

Dentro del menú de Seven Sausages se encuentran las salchipapas, los patacones con diversos rellenos (carne, pollo, cochino, salchichas), las arepas más emblemáticas de los venezolanos, pero al estilo maracucho: bien grandes, de esas que llaman “gritonas”, porque tienen tanto relleno que no se pueden cerrar. También hace unas hamburguesas al estilo callejero con las más increíbles combinaciones; por ejemplo, la “Street Fighter”, que lleva tres tipos de carnes diferentes, o “El Sombrero”, una súper hamburguesa gigante con la que pueden comer seis personas. Estos son los productos que lo distinguen de todos sus competidores, y por supuesto, también tiene platos más comunes o internacionales, como la pechuga de pollo a la napolitana y el pollo ranchero, entre muchos otros, ¡todos deliciosos! Por todo esto, Seven Sausages, en su corto tiempo de existencia, ha sido todo un éxito, pues entre los platos típicos venezolanos y sus creaciones fusión samario-venezolana, se ha hecho un nombre dentro del mercado culinario de Rodadero.

Para seguir afianzándose, hace un mes Johannes inauguró un “food truck” en el sector Bavaria de Santa Marta, para llegarle a otro segmento de la población de esa ciudad. Es decir, en un tiempo muy breve, este joven empresario zuliano ha logrado no solo cosechar éxitos, sino crecer, dar frutos y hacerse un puesto en el difícil mercado gastronómico colombiano.

Por si fuera poco, se ha planteado abrir, en el corto o mediano plazo, una escuela de elaboración del chorizo artesanal, tanto para dejar su huella culinaria como para dar formación profesional y un oficio nuevo a venezolanos y locales que buscan insertarse más fácilmente en el mercado de trabajo. Lo motiva la idea de sembrar su talento artesanal y ayudar a otras personas; esto habla mucho de su vocación social y sus dotes como empresario y persona emprendedora. Afirma que él es apenas el rostro visible de Seven Sausages, la cual es, en su criterio, un trabajo de equipo. ¡Hermoso! Su humildad y generosidad me ganaron el corazón. Esta, y no otra, es la razón principal de su éxito.

Johannes Hernández es el vivo ejemplo y la prueba fiel de que el trabajo serio, responsable, generoso, creativo y con pasión siempre da sus frutos, no importa donde se plante. El éxito de su empresa lo demuestra.

Gracias a él, la ciudad de Santa Marta y el sector Rodadero tienen a un verdadero maestro charcutero. De Venezuela para el mundo.

¡Éxito, Johannes! ¡Lo mereces!

Visítalo y conócelo en @sevensausages

Indira Leal: talento nacional con proyección internacional

                                          por Gabriela López Mijares

                                          Twitter: @gabrielalopezm

 

Cuando Indira Leal decidió salir de su país para recomenzar en otras latitudes, sabía que tenía un reto en ciernes: estaba cambiando de país, de estatus jurídico, de vida y hasta de idioma. Sin embargo, tenía el firme propósito de no cambiar de carrera ya que en ese momento, hace nueve años, llevaba ya más de dos décadas de carrera artística en Venezuela (25 años, para ser exactos), bien trabajados y ganados a pulso, a fuerza de estudios y empeño constante, disciplina, dedicación y talento del bueno.

Indira Leal es actriz egresada del Taller Nacional de Teatro y bisnieta del gran actor venezolano Teófilo Leal (muy conocido y respetado en la Caracas de finales del siglo XIX y principios del siglo XX). Y aunque Indira nunca pensó en irse a hacer teatro a otras tierras, el destino y su temperamento incansable e inquieto le han permitido ser pionera en otras latitudes, donde inspira e inventa nuevos lugares de creación y reunión para mostrar el arte en todas sus vertientes (teatro, cine, plástica e incluso gastronomía) en los lugares donde ahora es numerosa la diáspora venezolana.

Como Dios escribe derecho sobre líneas torcidas, sucedió que después de tantos años de actuar en teatro, cine, televisión, publicidad, hacer promoción cultural, producción y dirección de teatro en nuestro amado país, Indira se enamoró de un venezolano de nacimiento pero con ciudadanía norteamericana que vivía en Estados Unidos desde hacía más de 20 años y tuvo que escoger entre la continuidad profesional en su tierra o su futuro amoroso en un nuevo país. Evidentemente, el amor ganó la partida y aunque al principio la idea de dejar atrás todo lo que había construido y comenzar casi de cero una nueva vida no era nada atractiva para ella, en el fondo sabía que todo cuanto ella era, todo por lo que había trabajado, no se perdería y, que con un poco de esfuerzo adicional, podría hacerse un lugar en el campo artístico dondequiera que estuviese, pues como ella misma lo dice: "uno se va con su maleta llena de herramientas y conocimientos listos para ser usados en cualquier lugar donde decidamos quedarnos, y eso no se pierde".

Así que aún llena de miedos e incertidumbre, en el año 2009, Indira decidió cambiar lo seguro por lo inseguro al dejar atrás una carrera llena de logros e incluso premios como actriz de teatro por sus innumerables roles en Venezuela a cambio del amor verdadero, ese sobre el que uno fantasea y del cual ella se inspiraba para crear algunos de sus papeles en piezas de teatro. Entonces emprende un nuevo rumbo y se muda a Portsmouth, en el estado de New Hampshire, donde la presencia latinoamericana es nula.

Fue así como Indira comenzó la peripecia que habría de llevarla a aprender inglés, estudiar en la Academia de sus sueños (la Academia Lee Strasberg de Nueva York), a participar en una obra en inglés y hacer gira por el Este de los Estados Unidos con una pieza en dicha lengua y con un elenco completamente anglo; a crear el VAF ("Venezuelan Art Festival") en la Gran Manzana junto a dos compatriotas del medio teatral, cuyo objetivo es promocionar el arte y la cultura venezolana en todas sus facetas y manifestaciones, con ediciones en Nueva York y Miami; a crear "Cinema Venezuela", una muestra de cine que reúne las películas más exitosas de la historia reciente del séptimo arte venezolano y como si fuera poco, Indira participa y propulsa el fenómeno de los microteatros que se desarrolló durante un tiempo en el Paseo las Artes del Doral y ahora lo hace en el Paseo Winwood en Miami.

Debido a que desde hace algún tiempo, Miami es considerada la meca de Latinoamérica en los Estados Unidos, por el gran conglomerado de latinos y coterráneos que hacen vida en el "Sunshine State", Indira decidió radicarse allí, lugar donde vive y crea desde hace seis años aproximadamente.

Talentos como el de Indira Leal son los que nos permiten abrir puertas y crear espacios donde la fotografía de nuestra sociedad venezolana pueda mostrarse y compartirse con toda dignidad, orgullo y calidad.

No sabemos en qué nueva aventura podrá embarcarse ahora esta actriz de múltiples sombreros. Lo que sí sabemos es que, cualquiera sea el rumbo que se le ocurra transitar, lo hará de manera sobresaliente, pues esa es la única manera que conoce Indira de hacer las cosas: con entrega, audacia y valentía.

Indira querida, gracias por dejar tu huella venezolana con sello de calidad superior en todo lo que haces. ¡¡Que sigan tus éxitos!!

Rafael Cadenas, un escritor humano, corona sus letras

en el zenit de su carrera

Por Gabriela López Mijares

 

Suelo escribir historias de venezolanos en el exilio. Esos profesionales que por diversas razones, en un momento dado de sus vidas, salieron de Venezuela buscando nuevos rumbos o simplemente por la necesidad de producir y reinventarse. Razón evidente del título de esta columna.

Sin embargo, esta semana decidí dedicarle mi humilde espacio a un escritor venezolano de probadísima trayectoria y letras reconocidas en el mundo de la literatura latinoamericana e hispanoamericana desde hace por lo menos cinco generaciones. Se trata del queridísimo poeta, escritor y catedrático venezolano don Rafael Cadenas, quien además de haber realizado toda su carrera literaria y académica en Venezuela, ha recibido diferentes premios y reconocimientos nacionales e  internacionales (Premio Nacional de Ensayo 1984, Premio Nacional de Literatura 1985, Premio San Juan de la Cruz, Premio Internacional de Poesía J. A. Pérez Bonalde 1992 y Premio FIL de Literatura en Lenguas Romances, antes llamado Juan Rulfo, en México, entre muchos otros). Esto sin contar sus dos doctorados Honoris Causa de la Universidad de los Andes y de la Universidad Central de Venezuela.

Como si esto fuera poco, el 24 de octubre de este año, el profesor Rafael Cadenas acaparó la primera plana de diarios y revistas en el mundo gracias a su reciente premio Reina Sofía de literatura iberoamericana. Que un escritor de la talla de nuestro Rafael Cadenas ocupe la primera plana de los periódicos y revistas más renombrados del mundo es causa más que suficiente para llenarnos de orgullo y una tremenda alegría. No es que el maestro Cadenas necesitara de este reconocimiento para ser celebrado, pero es siempre una gran satisfacción el saber que la obra de una vida larga y fructífera ha sido reconocida. Saber que se ha sembrado cultura, que se ha dejado una huella en nuestra área a nivel internacional, cuando lo único que se ha hecho en la vida es trabajar por la depuración y modernización del lenguaje y con la magia de las palabras, es un motivo más que relevante para subrayarlo y aplaudirlo en estas cortas líneas.

No pretendo hacer ni la biografía de este hijo ilustre de Barquisimeto, ni un resumen de todas sus obras, pues ambas son conocidas y fáciles de conseguir por todos sus admiradores y los amantes de las letras. Lo que sí quiero es agradecerle públicamente su dedicación, perseverancia y labor por la literatura y por su empeño, sin tal vez pretenderlo, de permitir que se hable de los venezolanos por las mejores razones: su talento y dedicación. A este notable profesor de la Escuela de Letras de la Universidad Central de Venezuela, UCV, mi Alma Mater, mil gracias por permitirnos saber y recordar que la excelencia sí es posible ejercerla desde cualquiera de nuestras trincheras. Desde el saber, desde la academia, desde la casa y desde nuestro rol como ciudadanos. Gracias por ser inspirador y multiplicador.

No sé si es casual que  muchos de los venezolanos que normalmente protagonizan estas líneas, hoy leen con nostalgia “Los cuadernos del destierro”, la primera obra que usted escribió al regreso de su exilio a Trinidad en el año 1952, donde permaneció hasta el ‘57. ¡Gracias!

Hoy yo, Gabriela López Mijares, celebro su vida y su obra y le agradezco una y mil veces sus poemas, sus ensayos, sus escritos y más allá de todo su legado literario, su rectitud y su dignidad como ser humano. Agradezco sus palabras elocuentes y directas a la hora de recibir su premio Reina Sofia, en el auditorio de la Universidad de Salamanca, esa de la cual fuese rector el gran Miguel de Unamuno, para dejar saber al mundo que ser profesor en Venezuela, más que en ningún otro lugar del mundo, es una labor de amor y vocación. ¡Gracias! ¡Mil gracias, maestro!

Que Dios bendiga su vida y su obra por siempre. ¡Larga vida al profesor Rafael Cadenas!

 

*Ivelisse Velasco y Soy latina.site: con su talento y trabajo como bandera*

 

Por Gabriela López Mijares

 Twitter: @gabrielalopezm

 

Existen cientos de historias de emigrantes que a causa de sus circunstancias no solo deben aprender o improvisar otras ocupaciones u oficios, sino que producto de la adaptación al nuevo país, sus vidas adquieren un ritmo desenfrenado que les impide mirarse a sí mismos y dirigirse hacia donde realmente quieren ir.

No es sencillo. A veces hay planes, estrategias trazadas que van ejecutándose poco a poco. Otras veces, esos mismos planes se vuelven inviables, o por lo menos poco probables en las nuevas latitudes y es cuando hay que volverse creativos e improvisar, o a veces, dejarse llevar por lo que vaya surgiendo porque "subsistencia obliga".

Esto no es exacto, pero es algo parecido al caso de Ivelisse Velasco desde su llegada al Sur de la Florida en los Estados Unidos.

Ivelisse llegó hace poco más de dos años con su plan de ataque bien trazado: repetir la experiencia de Mundo Casting Venezuela y Mundo Casting USA, su exitosa empresa dedicada a la búsqueda y formación de talentos, escuela de modelos para niñas y jóvenes quienes aprenden pasarela, actuación para televisión y casting para comerciales, principalmente.

Ivelisse tiene más de 20 años de experiencia, 25 para ser más exactos, con Mundo Casting, y pretendía comenzar su nueva vida en su país de adopción con sus dos caballitos de batalla: Mundo Casting Venezuela y Mundo Casting USA. Sin embargo, poco tiempo después de llegar, Ivelisse se dio cuenta de que ese nicho en su nuevo mercado tomaría mucho más tiempo que el pensado para desarrollarlo y en ese momento ella necesitaba trabajar y producir. Su mercado había cambiado. Y su plan también.

¿Cómo lo haría entonces? Fue allí donde Ivelisse, con la formación, experiencia y creatividad que la definen, decide echar mano del único talento que la seguía a todas partes y que jamás diría "no puedo": ella misma.

Fue así como nació "Soy latina.site", revista multimedia que se transmite por YouTube, animada y producida por la propia Ivelisse Velasco. Este magazine digital es un refrescante programa que trata temas interesantes para la mujer latina en general, sin distingo de nacionalidad, ya que más allá de nuestro país de origen, Latinoamérica posee una identidad particular que nos une e identifica. Ivelisse continúa enfocada en la misma línea de la moda y el diseño que ha trabajado durante más de dos décadas, de manera que muchas veces tiene invitados especiales en esa área, generalmente diseñadores latinoamericanos. Afortunadamente, hay muchos y muy diversos. Igualmente toca temas de nutrición, bienestar, cuidado personal, ejercicio físico, equilibrio trabajo-hogar, familia, pareja, sexualidad y muchos otros tópicos interesantes que apasionan a la mujer latina.

"Soy latina", el programa, se transmite en su canal de YouTube Soylatina.site y a pesar de tener invitados tan diferentes y tocar temas tan diversos, el programa es agradable, fresco y muy fluido. Su idea es comercializarlo para llegar a la televisión de habla hispana en señal abierta en los Estados Unidos. Y no dudamos que lo logre, porque la perseverancia y el talento todo lo alcanzan.

Sus proyectos no paran, pues a pesar de los obstáculos, ella trabaja simultáneamente con su Mundo Casting USA y está coordinando el "Latinoamerican Designer Fashion Week" para el año 2019, un evento en Miami de tres días de duración en el que exaltará el trabajo de los diseñadores latinoamericanos que están haciendo cosas maravillosas. ¡Una semana de la moda latinoamericana! Este evento es prometedor.

El otro proyecto es "Caracas diseña moda", que organiza Mundo Casting Venezuela para creadores, diseñadores y modelos venezolanos.

Evidentemente, como aún estos dos eventos están en período de producción, si tú eres talento en esta área y quieres participar en alguno de estos proyectos, no dudes en contactar a Ivelisse Velasco a sus redes @mundocasting en Instagram y Facebook, @soylatina.site para Instagram y Facebook, y @latinoamericandesignerfashionweek para Instagram y Facebook.

Y esta es la trayectoria de Ivelisse Velasco, otra venezolana en el mundo que está dejando huellas gracias a su trabajo, flexibilidad, constancia y perseverancia.

Su éxito nos demuestra que el talento es importante para lograr nuestros objetivos, pero el trabajo constante lo es aún más.

¡Bravo Ivelisse! ¡Vamos por más! ¡Adelante!

 

Cuando emigrar significa reciclarse

Por Gabriela López Mijares

Twitter: @gabrielalopezm

 

 

Me encanta contar las historias de Venezolanos en el mundo, pues cuando se habla de éxito y de pensar en a quién le va bien, se suele medir el triunfo con el status social o la abundancia económica como único parámetro válido de medición. El llamado «triunfo social».

Comprendo y comparto el pensamiento general de que si emigramos de nuestro país es para buscar mejores maneras de vivir y proyectarnos. Sin embargo, también creo, como dice el dicho, que «no solo de pan vive el hombre». Proyección y progreso es igualmente trabajar en función de nuestro bienestar general, de cómo nos sentimos con respecto a nosotros mismos. Es mejorar nuestra calidad de vida que no es solo cambiar de ambiente, de país, de condiciones laborales, sino de la misma manera, salir de nuestra zona de confort que podría haber sido un camino largamente transitado y a veces trillado o gastado, para crecer, atrevernos a romper esquemas, crear nuevos moldes. Romper paradigmas, ataduras, prejuicios, cambiar de carrera.

Triunfar es atreverse, reciclarse.

Esto exactamente es lo que ha venido haciendo Mirian Gutiérrez Medina desde hace 16 años en su recorrido por España.

Mirian llegó a España en el año 2002, dejando a su país en medio del  torbellino del paro petrolero, queriendo darle un vuelco a su vida y reencontrar el rumbo que había perdido en su tierra.

Siempre se dice, no sin razón, que la única manera de crecer es en medio de una crisis pues las mismas nos obligan a reinventarnos, a explorar o incluso a conocer esas facetas o aspectos ocultos de nosotros mismos que no sabíamos que teníamos. A descubrir fuerzas y superar debilidades, a encontrar nuevos rumbos y a pesar de todo, seguir viviendo en donde nos tocó con nuevos o renovados bríos.

Mirian llegó a España como tantos otros inmigrantes venezolanos, con su maleta llena de sueños y esperanzas, a buscarse un lugar donde seguir creciendo. En principio, se planteó lo que muchos inmigrantes hacen: buscar trabajo en su área, que en su caso era el diseño, la publicidad, el marketing, el teatro y las comunicaciones. Pero ante la imposibilidad de encontrarlo en un lapso razonable, comenzó a buscar otros caminos,  dejarse fluir y permitir que la vida la tentara sobre otros flancos.

¡En esa búsqueda, llegó el yoga y la meditación a su vida como una herramienta que la ayudaba a mejor aceptar y asimilar la enorme cantidad de cambios que le habían llegado como en avalancha: otro país, otra cultura, otro ritmo de vida, lejanía de la familia. En síntesis, su nueva realidad.

Sin embargo, en muy corto tiempo, esa disciplina que estaba aprendiendo se convirtió en su día a día y en algo tan preciado y útil, que decidió seguir su formación como instructora de yoga. Así nació su nueva ocupación. Su nuevo trabajo. Su nuevo proyecto.

Hoy día, 16 años más tarde, Mirian agradece al yoga haberle permitido aceptar con alegría todo lo que estaba viviendo y haberla ayudado a insertarse en su sociedad de acogida, haberle enseñado la importancia de lo esencial en la vida y descubrir que todo pasa por la respiración. Descubrió que esta técnica milenaria de respiración, meditación, «stretching» y flexibilidad, es una metáfora de cómo podemos vivir la vida plenamente: con flexibilidad, estirándonos, meditando, siendo maleables pero con criterio propio y viviendo el momento presente. El aquí y el ahora.

El yoga y la meditacion incitaron a Mirian a seguir interiorizando y conociéndose a sí misma. Y esto a su vez la motivó a seguir estudiando otras disciplinas como el pilates, el entrenamiento funcional de CMC (consciencia mente-cuerpo) e incluso la terapia ayurvédica.

Gracias al yoga, Mirian se hizo profesora, entrenadora y terapeuta de todas estas disciplinas.  Disciplinas estas que nunca en su vida pensó realizaría y mucho menos que las enseñaría.

Mirian Gutiérrez Medina se ha hecho su reputación y clientela en los lugares de España donde ha vivido: Granada, Benamocarra y Málaga, entre otras ciudades, especializándose ahora en el yoga terapéutico y en la parte de rehabilitación física y reeducación postural.

Y sus proyectos no paran. Mirian está trabajando en otras especializaciones, proyectos y terapias y su crecimiento continúa. Uniendo mente y cuerpo. Conociéndose, avanzando, aprendiendo.

Su lema es arriba y adelante. Y así va ella: ¡arriba y adelante!

Gracias Mirian, por fluir con la vida y mostrarnos ese camino hacia el interior de nosotros mismos. ¡¡Gracias!!

Quienes quieran saber más sobre Mirian, pueden escribirle y seguirla a su cuenta en Instagram @miriangutierrezmedina

Antonio Sciortino y su fórmula para triunfar en Nueva York

Por : Gabriela López Mijares

 

Twitter: @gabrielalopezm

 

Cuando pensamos en la Gran Manzana, visualizamos el Times Square, el Rockefeller Center y su hermosa pista de patinaje, el Central Park, el Empire State y la Estatua de la Libertad, entre otros símbolos de la ciudad. Luego, imaginamos los casi nueve millones de habitantes que pueblan ese estado, uno de los más costosos de los Estados Unidos y recordamos lo difícil que es abrirse paso en ese conglomerado de gente de todas las nacionalidades. Una auténtica jungla humana.

 Así que pensamos: si es difícil abrirse camino en otro país, mucho más en una inmensa ciudad, tan poblada y competitiva como Nueva York.

 Difícil, sí, pero no imposible. Antonio Sciortino lo logró y lo hizo de manera "natural": con productos naturales.

 Antonio Sciortino, o Tony Sciortino como lo llamamos quienes lo conocemos desde su Venezuela natal, es químico de formación y profesión, con amplia experiencia financiera pues luego de graduarse en la Montclair State University de Nueva Jersey, regresó a Venezuela a trabajar en la empresa de su padre, una casa de cambios en la isla de Margarita, cuando existía libertad cambiaria. Sin embargo, por las razones que todos conocemos, Tony regresa a Estados Unidos en el año 1998 y decide comenzar su propio negocio basándose en sus conocimientos de química y tratando de recrear un emprendimiento familiar de su abuela paterna en Palermo, Italia, quien hacía jabones caseros enteramente con productos naturales, básicamente aceite de oliva y semillas de uvas. Tony retomó esa receta agregando cera de abejas y aloe vera (sábila).

En aquel momento, no existía ese auge y promoción de productos naturales y orgánicos que vemos hoy día, de manera que la empresa era un albur. Sin embargo, Tony creyó en sí mismo y en su intuición, y permaneció apegado a su idea.

Al principio, el laboratorio de Atmosphere Essentials, el nombre de su compañía, era pequeño y contaba con un solo empleado: Tony. Pero él persistió.

Afortunadamente, su idea y sus productos fueron tan bien recibidos que en corto tiempo Antonio Sciortino pudo hacer crecer su compañía y darle trabajo a muchas más personas, con lo cual ayudaba a la economía de su país de adopción mientras ampliaba su laboratorio y su empresa, su línea de productos e incluso los servicios que prestaba. Hoy, después de 20 años de fundada, Atmosphere Essentials y AE Labs no solo crean jabones naturales, sino cremas para la cara y el cuerpo, champú, enjuagues y últimamente hasta productos médicos naturales, hechos a base de hierbas y aceites. Tony Sciortino y sus empresas AE y AE Labs ofrecen desde formulación completa y registro legal de productos, prototipos, embotellado, etiquetado y opciones de envasado; hasta líneas de productos de cuidado de la piel, cuidado del cabello y fragancias orgánicas completamente personalizadas, creadas especialmente para mercados específicos, por encargo. Actualmente incluso crean líneas orgánicas para el cuidado de la piel y el cabello para más de una celebridad, así como para muchos médicos famosos, spas de lujo, hoteles y empresas enfocadas en necesidades específicas; sin olvidar, obviamente, su línea de Productos Orgánicos Atmosphere Essentials (AE), exitosa y galardonada.

Tony cuenta con un laboratorio, equipo de artes gráficas y un equipo de diseño y producción de productos que le ha permitido desarrollar algunas de las mejores líneas de cuidado biológico para la piel y el cabello jamás creadas en esa gran avenida de diseñadores de productos orgánicos para el cuidado de la piel. Además de estos servicios, también ofrece almacenamiento y distribución, así como ventas, marketing y creación de sitios webEn este ultimo lustro AE Labs se ha diversificado con una linea de productos farmacéuticos a base de CBD (aceite de cannabis), el cual está catalogado como el futuro de la industria farmacéutica por sus cualidades analgésicas y calmantes sin efectos secundarios, por su efectividad en el área de la salud como por ejemplo la ayuda en el tratamiento de la epilepsia infantil e incluso de algunos tipos de cáncer.

En síntesis, Antonio Sciortino crea productos orgánicos naturales con su sello de garantía, tanto para AE Labs (Atmosphere Essentials) como por encargo a particulares y grandes compañías o a cadenas de distribución a gran escala tales como Whole Foods y Trader Joe's, con los mismos estándares de calidad en todos los niveles. Atmosphere Essentials trabaja la línea de cuidado y belleza de la piel con las cremas y otros productos anti envejecimiento, cosméticos, y ahora el área de la salud con su línea farmacéutica o médica con estos nuevos productos a base de CBD.

En este camino transitado por Antonio Sciortino y su compañía durante dos décadas, bien podemos decir, sin temor a exagerar, que Tony no solo triunfó en la Gran Manzana, sino que conquistó el mercado norteamericano de los productos orgánicos gracias a su tesón, perseverancia, confianza en sí mismo, disciplina, creatividad, calidad de sus productos, confiabilidad de sus procesos y excelencia en el servicio.

Paisanos como Tony nos hacen sentir el orgullo de ser venezolanos y despiertan nuestra admiración por su labor.

Su historia nos sirve como ejemplo de constancia y dedicación y nos alienta a continuar adelante, apegados a nuestros sueños e ideas creativas.

¡¡Bravo Tony!! ¡¡Sigue adelante con AE Labs!!

La Gran Manzana es tuya y tienes toda una variedad de esencias para seguir creando. El triunfo, en tu caso, es natural.

VENEZOLANOS EN EL MUNDO 

Por: Gabriela López Mijares

@gabrielalopezm

 

Para nadie es un secreto el esfuerzo enorme que están realizando cientos de miles de venezolanos en el extranjero para construirse un lugar. Emigrar necesita grandes dosis de valentía y riesgo. Pero sin duda, la coronación de nuestros esfuerzos no llegaría si al arrojo y valentía de nuestra mudanza, no le agregáramos trabajo constante y perseverancia.

Afortunadamente, son miles los ejemplos de venezolanos que están triunfando en otras latitudes, entendiendo por triunfo no solo el lograr vivir de nuestro trabajo, sino el que ese trabajo sea respetado y reconocido no solo por nuestros congéneres sino por los nacionales de nuestro país de acogida.

En la ciudad de Montreal, donde vivo desde hace 18 años, existe una comunidad ya considerable y numerosa de venezolanos que ha crecido vertiginosamente en este último lustro. La diversidad de la misma ha permitido que se desarrollen diferentes tipos de negocios y empresas, lo que  demuestra que el venezolano es creativo y arriesgado por naturaleza.

Desde que me establecí en el año 2000 hasta este dia, no dejo de ver con asombro cómo comienzan a brillar y proliferar diferentes tipos de comercios venezolanos de toda índole, lo cual no cesa de enorgullecerme.

A la par de esa vena de emprendimiento y negocio, también ha salido a flote ese deseo de no olvidar nuestras raíces y nuestros orígenes. Un punto en común en todas esas empresas de profesionales venezolanos, es la presencia de ese sello venezolano en todo lo que hacen. Esto ha permitido que nos identifiquemos y agrupemos muy fácilmente. Y como socializar es una de las características que más define al venezolano en el mundo, la actividad cultural se ha visto favorecida y enriquecida con la presencia de nuevas asociaciones, fundaciones, organizaciones culturales y festivales.

Hoy quiero hablarles específicamente del Festival Venezuela (FEVE) que tiene lugar en Montreal todos los años  en el marco de los "Weekends du monde" en el parque Jean Drapeau de Montreal.

Para ponernos en contexto, dicho parque es el sitio por excelencia para realizar actividades de reunión y exposición de las diferentes comunidades culturales que hacen vida en Montreal. Allí se realizó la célebre Expo 67 de Montreal y el lugar es un símbolo de grandes eventos.

El Festival Venezuela es el más grande que hasta ahora realiza la comunidad venezolana en Montreal y su primera edición se realizó en el año 2014. Hoy dia, FEVE cuenta ya con cuatro exitosas ediciones, cada vez más concurridas y completas.

El Festival Venezuela es una iniciativa de cinco jóvenes empresarios venezolanos de diferentes áreas radicados en Montreal desde hace menos de una década. Sin embargo, su corto tiempo como ciudadanos no les ha impedido insertarse de cuerpo entero dentro de la comunidad venezolana en Montreal, y en el tejido productivo de su país de adopción.

Esos cinco emprendedores son Berta Hamana, socia y directora de una empresa de envíos y encomiendas, José Francisco Ramos, directivo de una  empresa de seguros a escala nacional, Carlos Thode, director de su propia agencia de marketing, especialista en redes sociales, Ender Calixto, músico, embajador gaitero en Montreal y empresario, y Ademir Cáceres, propietario de una imprenta, son los fundadores de la Fundación Festival vénézuélienne, organización encargada del Festival Venezuela. Estos empresarios venezolanos se conocieron en Montreal y con el background de sus diferentes experiencias y formación en distintas áreas, decidieron unir esfuerzos y formar este fabuloso equipo que dio vida al Festival Venezuela (FEVE).

Como gente de negocios que son, cada uno tiene su área de competencia dentro del equipo, la cual gestiona y coordina a su manera, para un engranaje perfecto del todo. Por ejemplo, Ender Calixto se encarga de todo lo relativo al arte; Ademir Càceres y Carlos Todhe se ocupan de los concesionarios, es decir, de los proveedores de alimentos; José Francisco Ramos maneja las ventas a los patrocinantes del evento y Berta Hamana  se ocupa del vínculo con el parque, es decir, de la producción general del Festival.

En dicho festival se muestra nuestra cultura en sus diferentes facetas: arte, música, gastronomía, comercio e incluso se le da un espacio particular a la solidaridad para con nuestro país de origen, pues en el festival participan fundaciones como "Venezolanos por la vida", que trabajan durante todo el año recaudando dinero e insumos médicos para enviar a Venezuela.

El Festival Venezuela tiene lugar una vez al año, generalmente el segundo sábado de julio, pero el trabajo de preproducción se lleva a cabo varios meses antes, para permitir que cada detalle esté bien cuidado y que el evento sea exitoso.

Cinco personalidades distintas, cinco perfiles de profesionales  diferentes que se complementan para un solo esfuerzo y objetivo común: hacer del Festival Venezuela, FEVE, un evento de calidad que logra unir a los venezolanos en Montreal y mostrar orgullosa y felizmente, como en una gran vitrina, nuestra cultura y costumbres a la comunidad montrealesa.

Aquí se cumple al pie de la letra el viejo adagio que dice: "en la union está la fuerza". Por eso el Festival Venezuela crece un poco cada año. 2018: ¡Mision cumplida! ¡Buen trabajo, muchachos!

No queda más que desear larga vida al Festival Venezuela y mucho éxito a la hermosa diáspora venezolana que hace vida en Montreal. ¡Sigamos adelante!

VENEZOLANOS EN EL MUNDO

Por Gabriela Lopez Mijares

Twitter: @gabrielalopezm

 

 

Emigrar no es fácil y siempre, aun en las mas gratas circunstancias, supone un duelo. Pero tengamos en cuenta que después del duelo viene la reconstrucción.

 

Cuando pensamos en la inmensa diáspora venezolana que habita hoy día en los rincones más insospechados del planeta, se nos viene a la mente la imagen de cientos, miles de personas, cruzando las fronteras de nuestro amado país, a pie por un puente Simón Bolivar que se ha convertido en puerta de escape; o por un aeropuerto internacional donde ese mural de nuestro admirado Carlos Cruz Diez es el último símbolo amable de la tierra que dejamos.

 

Las imágenes y videos de compatriotas pasando vicisitudes se han vuelto cosa tan cotidiana últimamente, que olvidamos los cientos de miles de venezolanos que también están dejando una marca indeleble en otros parajes a causa de una labor impecable como profesionales en muy diversos sectores productivos. Uno de los sectores que más se ha visto beneficiado en otros países del mundo de nuestro talento nacional es el artístico, en todas sus facetas.

Tal como lo hago en mi programa radial sabatino "La Buena Ola" por la Super Stereo 98.1 FM de la isla de Margarita, quiero compartir con los lectores de "El constructor on line" el gran manantial de talento que ha fluido desde nuestro país a diversas latitudes. Estos son venezolanos de los cuales nos enorgullece hablar y que nos permiten manifestar esa alegría y satisfacción que acompaña el sentimiento de pertenencia, como el que nos inspiran los que aún siguen en pie dentro del territorio nacional resistiendo toda circunstancia adversa y produciendo en sus respectivos campos contra todo pronóstico.

 

Hoy quiero hablarles de un artista, creador a tiempo completo, que desde hace 17 años está compartiendo su saber, su arte y su magia como cuentacuentos en Barcelona, España. Se trata de Rubén Martínez Santana, periodista egresado de la Universidad Central de Venezuela (UCV), creador de "Cuentos bajo la sombra" en la UCV en 1984, pionero del movimiento de narración oral en Chile (1993-1994) y del movimiento de grupos de cuentacuentos en Cataluña (2002-2008). Rubén dirige desde 2010 el Festival de Narració Oral de Barcelona, Munt de Mots. Es profesor del programa de formación de narradores orales Atrapa la Paraula, del Consorci de Biblioteques de Barcelona, desde 2002. Ha dictado talleres y conferencias sobre narración oral en la Universidad Autónoma de Barcelona (Primavera 2004 y 2005), la Universidad Jaume I (Mayo 2003), y l'Institut del Teatre (2010).

 

No quiero realizar una simple enumeración de todas las actividades que Rubén Martínez Santana ha realizado en sus más de treinta años de carrera artística, desde sus inicios en Venezuela hasta sus más recientes trabajos en España, pero lo que sí quiero compartir es que Rubén nos ha obsequiado uno de los más exquisitos galardones que se pueden hacer a un país, y es permitirle a quienes lo conocen, que nos relacionen con las características más hermosas de nuestro gentilicio y del ser humano en general: creatividad, adaptabilidad, constancia, perseverancia, disciplina, coherencia, resiliencia, amabilidad, respeto, cortesía y humildad. Estas características, más allá de sus títulos, premios y galardones, que son bastantes, son sus más importantes insignias.

 

Vivir del arte no es sencillo en casi ningún país, sin embargo, la constancia de su acción, su perseverancia y por supuesto, la calidad de su trabajo, le han permitido a Rubén ocupar los puestos que ocupa y marcar pauta en el campo de la narración oral en Barcelona, asunto nada simple cuando nos detenemos a pensar que justamente Cataluña es la única comunidad española donde el castellano no es el idioma dominante, si bien se puede vivir y trabajar completamente en español. A pesar de este reto, como el propio Rubén lo dice, él pudo forjarse una carrera como cuentacuentos utilizando solo el castellano e incluso resguardando su acento venezolano central (Rubén es oriundo de La Victoria, estado Aragua). Esto tiene un mérito doble cuando hablamos del campo de la narración oral y la escrita, que es justamente su campo de competencia, pues Rubén es periodista, cuentacuentos, profesor, actor, titiritero, escritor y músico, aparte de un ser humano de excepción. Su instrumento es la palabra y de ella vive.

 

Rubén ha creado varios libros, entre cuentos, teatro y poesía. Sus trabajos han sido publicados en El Tiempo (Bogotá, 1990); El Mercurio (Santiago de Chile, 1993); El Nacional (Caracas, 2002); Le Monde Diplomatique (2006). Y como músico tiene siete discos en su haber, de los cuales cuatro han sido lanzados en España: Calicanto (2009), La sed de la sal (2015), Kika (2016) y su más reciente CD Cucarachita Martínez y Ratón Pérez (2018), lanzado en la plataforma digital cdbaby hace apenas un par de semanas. Un gran logro sin duda alguna, que nos llena de alegría.

 

Muchas veces se dice por costumbre el viejo adagio que reza: "nadie es profeta en su tierra". Sin embargo, Rubén sí cosechó éxitos en Venezuela, pero hoy en otras tierras sigue cosechándolos. Y todo esto nos demuestra que sí se pueden alcanzar nuestras metas, aun en sitios lejanos. Con constancia y dedicación, todo se puede. Por eso me gusta reseñar el recorrido artístico y profesional de Rubén Martínez Santana, pues aparte de inspirador, es lo que yo llamo reconfortante ya que nos recuerda que no hay obstáculo mayor que la falta de voluntad o la ausencia de esfuerzo.

 

Desde estas lineas de "Venezolanos en el mundo" al igual que desde "La Buena Ola" todos los sábados, solo pretendo recordar que hay mucho más de positivo, de constructivo, en nosotros los venezolanos, que de negativo. Tanto dentro como fuera del país estamos construyendo un mundo mejor. Y cada venezolano de los que está afuera brillando y triunfando, es un pedacito de Venezuela que se reconstruye y ayuda a que rescatemos lo mejor que hay en todos nosotros. Hoy fue el turno de Rubén Martinez Santana. Si quieren comunicarse o saber más de él, pueden visitar su sitio web rubenmartinezsantana.wordpress.com

 

Chapeau, Rubén! ¡Sigue adelante con tus herramientas hechas de palabras, que nosotros continuaremos inspirándonos y contando tus cuentos!